sábado, 17 de enero de 2009

Palestina en el corazón

No puede nadie permanecer sereno, ni guardar un silencio cómplice, ni dejar de ofrecer su imaginación creadora en pos de batallar contra la vileza criminal de los que se dicen representantes del alma judía, ahora cuando con una desfachatez innombrable se han dado a la ominosa tarea del genocidio. Todos los artistas conscientes del globo tienen que unirse a la protesta internacional y en favor del pueblo palestino, otra vez mancillado por las falacias de la historia, ante el mutismo increíble de la ONU y de los gobiernos "civilizados". Solamente el presidente Hugo Chávez sentó su drástica voz de protesta contra esta guerra desigual que ha echado mano incluso de metodologías prohibidas debido a su linaje criminal como es el caso del fósforo blanco, arma incendiaria prohibida por los convenios internacionales.
Con-fabulación ha querido que su número 71 sea un gran fresco, con piezas de poetas hispanoamericanos y del recientemente desaparecido Mahmud Darwish, inspiradas en estos hórridos hechos. La mayor parte de los trabajos son inéditos y nacen de la desesperación ante este gran teatro del crimen. Contra la infamia: la insurgencia de la palabra de la libertad.

PARA NUESTRA PATRIA
Por Mahmud Darwish *
Traducción de María Luisa Prieto

Para nuestra patria,
Próxima a la palabra divina,
Un techo de nubes.
Para nuestra patria,
Lejana de las cualidades del nombre,
Un mapa de ausencia.
Para nuestra patria,
Pequeña cual grano de sésamo,
Un horizonte celeste... y un abismo oculto.
Para nuestra patria,
Pobre cual ala de perdiz,
Libros sagrados... y una herida en la identidad.
Para nuestra patria,
Con colinas cercadas y desgarradas,
Las emboscadas del nuevo pasado.
Para nuestra patria cautiva,
La libertad de morir consumida de amor.
Piedra preciosa en su noche sangrienta,
Nuestra patria resplandece a lo lejos
E ilumina su entorno...
Pero nosotros en ella
Nos ahogamos sin cesar.


*Gran Poeta palestino nacido en 1941 en Al-Birwa y fallecido en Houston en 2008



PALESTINA
Por Antonio Correa Losada

En Palestina
una estrella gira ennegrecida

Y sólo con mis ojos
protejo a esa mi Tierra

Corazón sepultado por la ausencia

(El viejo presidente combate
y muere con una linterna sorda
entre su cuerpo)

En mancha de tabule
mi corazón devora esa distancia

El sonido llega
y humedece
la tierra deseada

Buscado por asesinos
canto una dura tonada
mientras miro mis manos

En la frontera

escucho la explosión en el techo
Y no decae mi espíritu

que regresa en una dulce cítara


*Poeta colombiano, Director de la Fiesta de la Cultura de Quito, Ecuador



PALESTINA
Por Fernando Rendón

Mestizos, somos árabes también. Alguien que llegó a España hace diez siglos nos circula, conoce las estrellas, es caravana en el desierto.

Sarracenos con alfanjes y rodelas cabalgan todavía las llanuras hacia mezquitas asombrosas, anegando espacios y aposentos con una lengua de medias lunas.

Otra vez persas y hebreos codiciando nuestros ríos de miel, prendiendo fuego al campamento, flechando la ternura, de nuevo la langosta asolando los olivos, dulce Palestina que guardas tu rostro tras un pasamontañas.

Y a pesar de todo aún zumban cedros milenarios, danza el cielo un son de júbilo sobre tu amor armado.

Es la guerra de tus niños entre tierras de nadie que florecen mientras bulle la alquimia en las arterias.

Estamos advertidos: un poder invisible nos escalpa.


*Director del Festival Mundial de la Poesía de Medellín



LA PATRIA FUGITIVA
Por Gonzalo Márquez Cristo

Me opuse al trabajo de la aurora:
Mi herencia fue puesta en el viento.

Era el nombre lo que nos protegía de la muerte...

Muchos emprendimos una arqueología del dolor:
Han pactado extraviar nuestra memoria
Incendiar nuestra mirada.

Desde entonces, amor mío, la vida es nuestra rabia.
El desierto ha llegado hasta mi lecho.

Un mapa invisible lacera mis manos
Un clamor subterráneo impugna mi voz
Un diluvio de agujas persigue mi rostro,
Palestina


*Poeta y periodista colombiano, Director de la revista Común Presencia



LAS PUERTAS
Por Hernando Guerra

Arrojas la primera piedra
y la recibes
disparas
¿quién cae?

Ay, hermano palestino:
en la paz como en la guerra
las puertas
permanecen abiertas

para entrar o salir

igual para quedarse


*Poeta y abogado colombiano



NO SERÁS DEL OLVIDO
Por Amparo Osorio

Cómo no morir tus espantos
tu atardecer de amurallados soles
y las aguas insomnes
que conocen el grito de tus muertos.

Cómo no perseguirte en cada vuelo
si el lugar de tu herida
se extiende en cada aurora

Y cómo no decir
que una larga vigilia nos conduce
al grito de encontrarte
lejana del abismo de los tiempos

Estaremos en vilo
con las manos abiertas
esperando el retorno de tus pájaros.
Seremos los barqueros
que proclamen tus aguas liberadas.

Nunca has estado sola.
Estaremos en pie con las palabras

¡No serás del olvido Palestina!


*Co-directora de Los Conjurados y del Día Mundial de la Poesía (versión Colombia)



EL MURO
(Fragmento)
Por Rodolfo Hasler

la puerta de damasco,
la piedra de Jaffo,
el montículo de la esperanza
hundido entre zarzas,
el fuego te lastima
con su golpe celeste,
no puedo caminar,
no hay por dónde ir,
cierra la puerta
y no escuches la voz,
sigue sin voz
un camino solitario,
una vereda torcida,
la miel se descompone
en el panal olvidado,
la reina de la estirpe
se apodera del granado.
belleza que te serena,
el pozo está seco,
brusco sobresalto
entre rocas afiladas,
"huerto cerrado,
fuente sellada",
cae de un lado, del lado
que equivale a más,
un desperdicio el suelo,
muerte inútil,
cuentas lo que no tienes,
piedras que raspan,
vuelve a levantar la voz
por un trago de agua.
la vida disminuye
su fuerza donde no cabe,
una flor de hibisco
y un mazo de perejil
son el ripio,
la destrucción.


*Poeta cubano residente en Barcelona


ARAFAT
Por José Luis Díaz-Granados

Arafat de milenios, de lanzas de victoria,
que en su punta de soles lleva un ansia divina.
León de los silencios y alondra imprecatoria,
eres el mapa eterno del alma palestina.

Lenin, Gandhi, Espartaco, Bolívar, Garibaldi,
el Che, Fidel, Allende, los recios comuneros,
con Sandino y Mandela son tus pares y hermanos
en la lucha por la liberación de los pueblos.

Arafat, luz de luces, voz de las voces diáfanas,
los millones de seres de este triste planeta
ven en ti al conductor de corazones y almas
hacia un mundo futuro que te ama y te respeta.

Hoy los pueblos del orbe de una a otra orilla
te rinden homenaje con las frentes altivas,
y algún día, algún día, algún día, algún día,
fundarás con la aurora la patria Palestina.


*Novelista y poeta colombiano.