jueves, 23 de julio de 2009

Premio Nacional de Poesía

El libro de Frank Báez, ganador del Premio Nacional de Poesía de este año, no es un libro de poesía. Debido a cierto complejo de inferioridad que tenemos los dominicanos, y a nuestra inevitable insularidad, pensamos que el hecho de que sea premiado por un jurado en su mayoría extranjero le da cierta legitimidad, pero a veces es todo lo contrario. A veces uno se pregunta si la profunda crisis que vive la civilización occidental no tendrá su origen en una crisis cultural, en una crisis artística, en donde no hay límites ni fronteras, en donde cualquier cosa es poesía, cualquier cosa es arte, cualquier cosa es cualquier cosa. Y cualquier cosa se gana un Premio Nacional, con jurado internacional y todo.

Aquí tienen tres de sus poemas:

1
A tía Milagros que la enterraron en una tumba ajena del cementerio Cristo Redentor y que al día siguiente la desenterraron para sepultarla en el nicho que le correspondía

2
Al papá de Omar que caminó hacia San Cristóbal y se pegó un balazo antes de llegar


3
A Tomás que sufrió un derrame cerebral esperando un cliente en el aeropuerto



Son doscientos. Me parece que tres son más que suficientes.