martes, 17 de noviembre de 2009

Antonio Tabucchi

El presidente del Senado italiano, Renato Schifani, le ha reclamado por vía judicial una indemnización astronómica, pero muy de moda entre los políticos italianos: 1.250.000 euros por un artículo publicado el año pasado en L'Unità.

"Ante las recientes persecuciones contra la prensa de oposición y este proceso a un escritor europeo, no podemos seguir asistiendo indiferentes y pasivos a la ofensiva del actual poder italiano contra la libertad de juicio, crítica e interpelación", dice la carta-manifiesto de Gallimard. "Ésta es la razón por la que manifestamos nuestra solidaridad con Antonio Tabucchi y os pedimos que os suméis firmando masivamente esta convocatoria".

"El crimen de Antonio Tabucchi", prosigue la carta, "es haber interpelado al señor Schifani, personaje central del poder berlusconiano, sobre su pasado, sus relaciones de negocios y sus dudosas frecuentaciones, problemas sobre los que él se niega a dar explicaciones", afirma Gallimard, que añade: "Preguntarse sobre el itinerario, la carrera y la biografía de un alto responsable público forma parte del necesario cuestionamiento y de las legítimas curiosidades de la vida democrática".

"Las democracias necesitan individuos libres, valientes, indisciplinados, creativos. Que se atrevan, que provoquen, que molesten. La libertad de escritura es indisociable de la idea de democracia", afirma también el texto. "De Voltaire y Hugo a Camus y Sartre, pasando por Zola y Mauriac, Francia y sus libertades saben lo que deben al libre ejercicio de su derecho a opinar y a su deber de alertar contra la opacidad, las mentiras y las imposturas del poder".

Con el apoyo del agente de Tabucchi (Pisa, 1943), Gallimard trata ahora de conseguir el mayor número posible de firmas contra una querella cuyo "único objetivo real", escribe, "es intimidar una conciencia crítica y, a través de ella, hacer callar a muchas".

Preguntado por el asunto por este diario en abril, Tabucchi expresó su preocupación "por el clima de censura y los ataques a la libertad de prensa" que vive su país. Según el autor de Sostiene Pereira, un "gran manto de silencio amenaza con cubrirlo todo" en Italia, dado el "creciente y grotesco control de la información que ejerce el Gobierno de Silvio Berlusconi".

Curiosamente, ayer mismo, un tribunal de apelación de París confirmó una condena de Giuliano Ferrara, ex portavoz de Berlusconi, por haber reproducido sin permiso, en su diario Il Foglio, un artículo de Tabucchi que estaba destinado a ser publicado en Le Monde. Ferrara deberá pagar 10.000 euros de multa, 12.000 euros más de daños a Tabucchi y 3.000 de costas. El artículo se titulaba Fatwa a la italiana y fue pirateado y enviado a Il Foglio por un corrector del diario francés.

Tomado del periódico español El País.