miércoles, 27 de julio de 2011

La Prohibición de las Canciones por parte de Espectáculos Públicos

No estamos de acuerdo con la prohibición de canciones por parte de la Comisión de Espectáculos Públicos. Y menos prohibirle canciones a Calle 13, que ha grabado con Rubén Blades y que muy pronto lo hará con Joaquín Sabina. En una democracia, a un adulto no hay que "protegerlo", indicándole lo que debe oir o no debe oir en la radio. A los menores de edad sí: lo que hay que hacer es regular su difusión, y no estar siempre con el relajo ese de que todo hay que prohibirlo, porque ofende. Las canciones no generan violencia, por más crudas y directas que sean. Aunque hablen de violencia. Si a usted lo ofende una canción, cambie de emisora. Póngale horarios a las canciones duras, o a las canciones que usted considere incitan a la violencia, o denigran a la mujer. Que las hay, claro. Pero prohibir canciones de Calle 13, porque hablen de rebeldía, o ataquen a la iglesia... Eso no está bien. La libertad de expresión está garantizada en la Constitución de la República y en la Carta Fundamental de los Derechos Humanos. Es mejor indignarse, que prohibir. Esto es una democracia, hay gente que no se ha enterado todavía.