martes, 13 de marzo de 2012

Como lo más importante en nuestro mundo es la economía, y todo tiene que ver con asuntos económicos (hasta la delincuencia), entonces una obra de arte también es un producto. Como dijo alguna vez Adorno: las obras de arte no son primero arte y luego se convierten en mercado, sino que desde el principio son mercancías, son creadas como mercancías, tratadas como mercancías, vendidas como mercancías. Quien haga la mejor mercancía es el mejor. El que venda más libros es el mejor, el más famoso es el mejor. Qué sociedad es esta? No hay algo que se está perdiendo, eso no tiene un costo? Ya lo estamos viendo: políticos analfabetos, ciudadanos analfabetos. Gente que no sabe nada de nada. A cuántos políticos vemos asistiendo a una de esas actividades que en el país se llaman "culturales"? A la puesta en circulación de un libro, a una exposición de pintura, a un debate, a una conferencia, a un recital (antes había muchos, ahora casi ninguno) de poesía? Cuántos políticos no hablan mal de los artistas, los tildan de "locos"? Ese mundo sin belleza es el que le estamos legando a nuestros hijos. Todo está bien. Palante.