jueves, 28 de febrero de 2013

Quizás  no puedo yo como escritor ser escritor, tener que ganarme la vida  en un sinfín de trabajos que no tienen que ver con la literatura, como Joseph Conrad o Melville, o  como absolutamente todos  los  escritores dominicanos, y luego escribir sobre ello. Un triste pensamiento para una  época  confusa.