jueves, 15 de abril de 2010

BALTASAR GARZON

El juez Baltasar Garzón está siendo perseguido en su país, España, y es posible que sea procesado por el delito de prevaricación por un tribunal español. Desde aquí, desde un blog perdido entre millones de otros blogs, en una pequeña isla dividida en dos, nos solidarizamos con una persona que no conocemos, que quizás jamás conoceremos, pero que ha decidido oponerse a una serie de hechos deleznables, y de individuos que han cometido crímenes horrendos y que aún se pasean por las calles españolas o latinoamericanas, sabiendo él de antemano que podía sucederle lo que le está pasando ahora. Puesto que el juez Garzón sabía que sería perseguido por aquellas personas con un pasado dudoso, nerviosas porque el juez se les está acercando demasiado.

A veces a uno se le olvida de qué clase de cosas está compuesto el poder. Que el poder lo componen también seres dispuestos a lo que sea, que tiene un lado muy oscuro, y que aquellas personas que participan de ese lado oscuro se enorgullecen de ello, proclamando que "tuvieron el valor de hacer lo que se tenía que hacer", como si todas las demás personas honradas y defensoras de los derechos humanos fuesen unos cobardes que no supieron defender una democracia que no existía, y que no estaban de acuerdo con una dictadura (con ninguna dictadura) genocida. Y se nos olvida que la mayoría de nuestros gobernantes se asocia con ese lado oscuro porque tiene la creencia ciega de que es necesaria, a veces, la coerción y la violencia, la ilegalidad y el maltrato. En mi país, aún se torturan presos en las cárceles, aún se practican ejecuciones en las calles por parte de la policía (como sucede en casi todos los países latinoamericanos), no necesitaríamos, acaso, un juez como Garzón?

Una defensa al juez Baltasar Garzón que quizás pase desapercibida, pequeña y sincera, como debería solidarizarse todo aquel que crea en algún tipo de justicia en contra de los asesinos y los saqueadores.